martes, 1 de abril de 2014

Linchamientos. David no era un santo.

Estamos todos horrorizados por el linchamiento del pibe David Moreira en Rosario. Un amigo lo definió como “una mamushka de cosas lamentables”. Ya se dijo mil veces, estas cosas son un síntoma de una descomposición social que asusta. Hoy me preguntaba qué pasaría si alguien (una buena persona, pongamos) que va en auto por el camino de Cintura encuentra un tipo tirado en el asfalto. Posiblemente lo esquive y no se pare a ayudarlo, posiblemente tenga miedo de que sea una trampa. Y, con muchas menos probabilidades de las que la persona con miedo cree, podría ser efectivamente una trampa. Así estamos más o menos como sociedad, sobre todo en las grandes ciudades. Con miedo (otro día discutimos los múltiples factores que generaron eso), y el miedo enceguece.
Volviendo a lo de David. Primero quiero aclarar que puesto que la víctima del robo lo identificó, y las primeras personas que lo interceptaron lo vieron robando, voy a suponer que él cometió el hecho que desencadenó todo. Si mañana se descubre que no fue el, borro todo, pido mil disculpas.
                Lo que me lleva a escribir es haber leído algunas notas y opiniones, desde gente que respeto mucho, que tienden a santificar al pibe. Para eso usan algunos trucos argumentativos que son falacias. Primero, el hecho de que Moreira haya sido víctima de una atrocidad, de ningún modo lo convierte retrospectivamente en inocente, ni en buen pibe. Separemos los tantos. Según coinciden todos los relatos, el pibe iba en una moto con otro, vieron a una chica con un bebé en brazos (¿hay algo más indefenso que una madre con un bebé en brazos?), la señaló, dio la vuelta, bajó de la moto, le robó y escapó.               
                Paréntesis. Otro amigo con el que charlé mucho me convenció de que esa idea tan generalizada de “roba porque no tiene otra opción”, o “se prostituye porque las circunstancias la obligan”, es en el fondo un pensamiento clasista y paternalista. Es quitarle autonomía a las decisiones de las personas. Es un “yo estoy arriba, yo entiendo, vos en cambio sos una marioneta de la sociedad”. Es más o menos la misma matriz del “escuchan cumbia porque no entienden de música”.
                Entonces, estamos de acuerdo que las cartas que tiene en la mano un adolescente que vive en una villa de Rosario son pocas, que la mayoría de sus opciones tienen que ver con la violencia, y por supuesto que si tuviésemos más trabajo, más inclusión, y sobre todo más y mejor distribución de la riqueza y de las decisiones, habría muchos menos pibes en esa situación.
                Ahora, partiendo de ese acuerdo, digo que respetemos a los David Moreira como seres humanos, y concedamos que tomaron la decisión de hacer lo que hacen, que son concientes de que cuando salen a robar arriesgan su libertad, su salud y hasta su vida. Muchos en la jerga llaman “trabajos” a los robos. Lo hacen sabiendo que es un trabajo de riesgo. El que sale de caño (no es el caso), sabe que está doblemente expuesto, y así. Me niego a la mirada progre que sitúa a los pibes en una especie de limbo del desconocimiento, donde son soldaditos de un sistema perverso que caminan con orejeras.
                Ese pensamiento, muy bienintencionado, cuando habla de las soluciones habla de “darles”, de “enseñarles” lo que se debe y lo que no se debe, de “educarlos”. Ese pensamiento, en definitiva, para entenderlos les quita su entidad de ser humano.
                No comparto las argumentaciones a partir de casos puntuales. Pero cuento que el otro día iba en la moto por camino de Cintura y dos pibes en otra moto me apuntaron con un arma a menos de un metro de distancia para robarme. Lo que más sentí es miedo, pero también bronca. No es justo. No era justo que si él o yo hacíamos un mal movimiento capaz me tiraba, capaz me mataba. ¿Por qué? Yo no lo hubiera hecho, pero si alguien pasaba en ese momento y le daba un batazo en la cabeza, no me iba a escandalizar.
                En mi escala moral (¿quién me preguntó?), el primero que paró a David y lo cagó a palos no hizo algo malo. Yo diría que “le cabió”. Porque robarle a una piba con un bebé es ser una rata, un cobarde.
                Ahora, después aparecen en escena unos animales que son cien veces más ratas, más cobardes, y que aparte son asesinos, asesinos cagones porque solos no matan ni una mosca. El video de unos tipos pateándole la cabeza a un pibe tirado en el piso es repulsivo. Por supuesto, esos no tienen perdón. Son asesinos, deben ir presos.
                Pero digo una vez más, eso no exime de culpa a David, no lo hace un santo, no lo hace una buena persona. Sí es una víctima más de una sociedad estructuralmente injusta, pero que nadie me diga que no pudo evitar hacer lo que hizo.

                Y para el final la perlita que me hinchó las pelotas. La familia de David donó sus órganos, y leí que algunos usaron eso para argumentar “a favor” del pibe. Un buen gesto de sus padres transformado en un golpe bajo burdo por los progres de la pluma, que me tienen bastante cansado ya.
             Se puede debatir, los escucho y los leo.

jueves, 8 de agosto de 2013

La inconsistencia de Jorge

La inconsistencia de Jorge



            Esta pequeña anécdota se me apareció en realidad en un sueño que tuve hoy. Resulta que estaba yo en la casa de mi viejo (Jorge, que falleció hace 3 años), hablando con él, haciendo una especie de despedida. Por esas cosas de los sueños, por ahí andaba también Jorge Garramuño, ese hombre bonachón, campechano, cálido, con voz de locutor, con cuya hija compartí salita de 4 y 5 en el jardín Barquito Travieso de Ushuaia.
            Como en los sueños las cosas son locas o exageradas, ahí el candidato me repetía siempre la misma frase, que quería ser senador para “defender los intereses de los fueguinos”, pero si yo le preguntaba sobre posicionamiento internacional, sobre si Venezuela o Estados Unidos, sobre si un Estado fuerte o privatizaciones, sobre si una reforma tributaria para gravar a los poderosos o lo contrario, entonces Jorge me contestaba que eso había que verlo en función de lo que le conviniera a los fueguinos.
            El sueño seguía, pero no viene al caso. Cuando me desperté me puse a desmenuzar un poco esa idea fuerza de la que la mayoría de los candidatos echan mano, y de la que el Mopof hace su ¿única? bandera pública.
            Resulta que existen 257 diputados nacionales, de los cuales 5 representan al pueblo de Tierra del Fuego; y 72 senadores, de los cuales 3 representan a nuestra Provincia. Se hace bastante evidente que la inmensa mayoría de los debates que  atraviesan el Congreso no son sobre Tierra del Fuego. Por otro lado, es impensable que un legislador que nos representa vote en contra de alguno de los temas que nos tocan directamente. Así quedó demostrado con la creación de la UNTDF, con la ley de promoción a la industria fueguina y con el establecimiento de los límites provinciales, por ejemplo. Allí, todos los senadores apoyaron y acompañaron desde su lugar y sus posibilidades.
            Entonces, ¿de qué nos habla Jorge? Será que defender a los fueguinos es votar en contra del voto a los 16 como lo hizo? O a favor del memorándum de entendimiento con Irán, porque se lo pidió la gobernadora, lo cual le costó una denuncia penal por cohecho? Qué hará Jorge si algún día en los próximos seis años se debaten nuevas estatizaciones? Y si cambia el signo del gobierno nacional y se proponen reprivatizaciones? Quién sabe.
            Lo otro que me llamó la atención viendo sus spots de campaña es que trazan un perfil opositor al gobierno nacional, casi como parte de la reivindicación de su localismo a ultranza. Si lo dijera Chispita que se opuso obcecadamente a todas y cada una de las iniciativas del gobierno, me parecería coherente. Pero Jorge, vos fuiste hasta a las reuniones de bloque del Frente Para la Victoria, vos que votaste el Per Saltum y el Presupuesto Nacional, vos que acompañaste el memorándum de entendimiento con Irán, la creación del CEDIN….
Jorge, que de los seis proyectos que constituyen la reforma judicial votó A FAVOR de tres, se ausentó en dos y rechazó sólo uno, nos señala desde su spot que está en contra de la Reforma Judicial. ¿Qué necesidad de que su único pronunciamiento con contenido sea una mentira lisa y llana?
Entonces, me preguntaba, ¿qué es, en concreto, defender a los fueguinos? ¿Es no definirse sobre nada para después poder negociar el voto en cada ocasión? En estos dos años de diputado, ¿qué beneficios reales llevó Garramuño a la Provincia?
Garramuño es inconsistente porque le conviene, nos habla de lo que queremos escuchar y hace lo que le conviene, y seguramente muchísima gente lo acompañe, porque el tipo es campechano y bonachón, porque es fueguino. Porque siente que votarlo nos conviene.
Después, no nos quejemos.

            

viernes, 19 de julio de 2013

Las 15 canciones que conforman la argentinidad


Inspirado en la enorme película uruguaya Hit (Claudia Abend y Adriana Loeff, 1998), que recorre la historia del siglo XX en Uruguay a través de 5 canciones,  se me ocurrió buscar y recordar cuáles son las canciones que atraviesan nuestra identidad, los grandes hits que conocemos todos y que seguimos cantando.
El orden es cronológico, y obviamente a todos le va a parecer que se quedó algo afuera. En todo caso comenten y vemos (¿?)
En cada una puse algún videíto con rarezas o versiones originales a las que no estamos acostumbrados.

1-      Cambalache
Fecha: 1934
Letra y música: Enrique Santos Discépolo.
Primera Versión: Ernesto Famá
Versión célebre: Enrique Santos Discépolo
Otras versiones: Julio Sosa, Tita Merello, Serrat, Caetano Veloso, Hermética, Sumo, León Gieco, Julio Iglesias

 (Por Ernesto Famá, versión original)

La obra se vio afectada por una resolución del Ministerio de Educación en la década infame, en la que se prohibían los voseos y el lunfardo en el tango. Recién años después Perón derogó esa norma después de entrevistarse con Discépolo.

2-      Volver
Fecha: 1935
Letra: Alfredo Lepera
Música: Carlos Gardel
Primera y más célebre versión: Carlos Gardel
Otras Versiones: Libertad Lamarque, Adriana Varela, Troilo-Piazzola, Roberto Carlos, Calamaro, Penélope Cruz.


(Por Libertad Lamarque)

Esta canción fue grabada pocos meses antes del fallecimiento de Gardel, que fue el 24 de junio de 1935. Desde entonces el morocho del abasto cada día canta mejor.

3-      Zamba de mi Esperanza
Fecha: 1964
Letra y música: Luis Profili
Primera Versión: Hermanos Albarracín
Versiones Célebres: Jorge Cafrune, Los Chalchaleros
Otras versiones: Nati Mistral, Andrés Calamaro, Horacio Fontova, La Portuaria, Manolo Juárez


(Cafrune con Rafaella Carrá, que le quiere dar besos por la barba y el gaucho le tira unos tiritos también)

La canción fue difundida inicialmente por Jorge Cafrune, que la popularizó tanto en Argentina como internacionalmente. El tema también es asociado con Los Chalchaleros, quienes lo incorporaron a su repertorio permanente desde 1965. Se trata del tema más popular de la música de raíz folclórica de Argentina y uno de los trece más populares de la música popular de ese país.
La letra de la canción carece de contenido político o social, pero fue prohibida por la dictadura militar instalada en Argentina en 1976. En 1978 Jorge Cafrune la cantó, entre otras canciones igualmente "problemáticas", a pedido del público en el Festival de Cosquín, haciendo caso omiso de la prohibición, luego de decir: «aunque no esté en el repertorio autorizado, si mi pueblo me la pide la voy a cantar». Pocos días después, murió luego de ser atropellado por un rastrojero (camioneta), existiendo serias sospechas de que pudo tratarse de un asesinato ordenado por el régimen militar.

4-     La Felicidad
Fecha: 1967
Letra y música: Ramón “palito” Ortega
Primera y célebre versión: Palito Ortega
Otras versiones: Nadie se animó (¿?)

 (video original)

En 1967 estaba en auge la dictadura comandada por Juan Carlos Onganía, se perseguía a artistas y estudiantes, y aunque esta represión no fue ni por asomo lo salvaje de la dictadura de 1976, en otras expresiones artísticas ya se percibía la censura. Al mismo tiempo, había una clase media bastante pujante, y en medio de todo eso El Club del Clán fue un éxito inédito, adaptando la cultura juvenil norteamericana a nuestro mercado. De toda esa ola destacamos al que más celebridad alcanzó, Palito Ortega, que cantándole a la alegría se llenó de oro.

5-      La Balsa
Fecha: 1967
Letra y música: José Iglesias (Tanguito) y Lito Nebbia.
Primera y célebre versión: Los Gatos
Otras versiones: Tanguito, Miguel Abuelo

(versión por Tanguito, agitándola un poco)


Fue compuesta en la madrugada del 2 de mayo de 1967 por Tanguito y Litto Nebbia en el baño de caballeros de la pizzería La Perla del Once, ubicada en la esquina de las avenidas Rivadavia y Jujuy, en la ciudad de Buenos Aires.
Los Gatos la grabaron el 19 de junio y fue lanzada el 3 de julio de 1967, superando los 250.000 discos vendidos y desatando en Argentina el furor juvenil por el rock en español. Ha sido considerada por la Revista Rolling Stone y la cadena MTV como la mejor canción del rock argentino de todos los tiempos.

6-     Rosa, Rosa
Fecha: 1969
Letra: Oscar Anderle
Música: Roberto Sánchez “Sandro”
Primera y célebre versión: Sandro
Otras versiones: Caballeros de la Quema, Ricardo Fort (¿?)

 (video original)

Sandro fue uno de los fundadores del rock en castellano en América Latina. Publicó 52 álbumes originales y vendió 8 millones de copias, aunque hay fuentes que las elevan hasta 22 millones.3 Algunos de sus éxitos son "Dame fuego", "Rosa, Rosa", "Quiero llenarme de ti", "Penumbras", "Porque yo te amo", "Así", "Mi amigo el Puma", "Tengo", "Trigal", "Una muchacha y una guitarra". Su tema "Rosa, Rosa" vendió 2 millones de discos, siendo su obra más famosa.

Oscar Anderle, el letrista, fue autor de la mayoría de los éxitos del gitano, y amigo íntimo de éste hasta su muerte en 1988.

7-     Sólo le pido a Dios
Fecha: 1978
Letra y música: León Gieco
Versiones célebres: León Gieco, Mercedes Sosa
Otras versiones: Luciano Pereyra, Pibes Chorros

 (Pibes Chorros)

León Gieco la compuso en 1978, en el pueblo de su infancia, Cañada Rosquín, una pequeña ciudad al norte de la Provincia de Santa Fe, en la casa de sus padres. Lo hizo precisamente junto a su padre, quien le dijo que sería una canción "mundialmente reconocida", algo que realmente ocurrió. Según las declaraciones del músico, compuso esta canción primero probando melodías con su armónica y su guitarra. Luego empezó a escribir sentimientos personales, que poco a poco se convertieron en frases inspiradas en duros acontecimientos sociales de la época como la dictadura militar de su país, el exilio de Mercedes Sosa y el probable conflicto bélico entre Chile y Argentina que rondaba por aquel entonces.

Gieco no estaba muy convencido de incluir este tema en el disco IV LP, puesto que lo encontraba "aburrido y monótono",3 pero al fin siguió el consejo de Charly García y, a partir de entonces, León lo canta para cerrar sus shows y lo ha interpretado en todas sus giras nacionales e internacionales.

8-     Atrévete a Mirarme de Frente
Fecha: 1979
Letra y música: Mario Castellón – Miguel Loubet
Primera y célebre versión: Los Wawancó
Otras versiones: Mariana Seoane, Alma Bella, Los siete Latinos, Trulalá, Daniel Agostini

 (versión en Cumbia Mexicana, por Mariana Seoane)

Los Wawancó es una agrupación de música tropical formada en la Argentina con músicos de diversas nacionalidades como Costa Rica, Perú, Chile y Colombia, siendo la primera agrupación en su género en tener tan diversas nacionalidades e influencias musicales. Más adelante se le uniría uno de nacionalidad argentina. Se considera un exponente importante de la cumbia en América debido a que muchos temas compuestos por sus miembros han sido regrabados en Perú, Argentina, Colombia, México. Fueron muy influyentes en la Cumbia argentina.

9-     Quién se Tomó todo el Vino
Fecha: 1980 (la versión de la Mona es de 1986)
Letra y música: Jorge Cueto – Mario Altamirano
Primera versión: Año Luz
Versión célebre: La Mona Jiménez
Otras versiones: Rodrigo, Divididos, Asspera, Luz Eterna


 (versión en Heavy Metal, por el grupo Asspera, que la rompe)

Este himno cuartetero fue el que lanzó a una fama inédita a Carlos “Mona” Jimenez. Sin embargo, nació como un blues y fue compuesto por dos rockeros cordobeses, integrantes de la banda Año Luz: Jorge Cueto y Mario Altamirano. Y está basada en hechos reales. Corría el año 1980, y el “Gordo” Cueto y “Loby” Altamirano (que luego sería rebautizado como “Tribilín”) tenían la costumbre de juntarse a componer los sábados, en la sala de ensayo del primero, que era bajista y cantante.

Altamirano se fue a tocar en la orquesta de La Mona en 1985 y le mostró la canción al cuartetero, quien fue el único que mostró interés. Sin embargo, hasta el momento el tema no tenía dueño, legalmente hablando, ya que no estaba registrado. “A los rockeros en los ‘80 no nos interesaba Sadaic ni registrar temas, queríamos tocar”, se excusa Cueto. Claro, Sadaic estaba “reservado” para los cuarteteros, que ya hablaban en otras cifras. “Cuando me entero que la Mona estaba trabajando en el tema, me acerqué a Sadaic y él ya había reservado el título y tenía todos los trámites hechos. Si yo no firmaba, quedaba afuera. Entonces firmé como coautor, junto a Mario Altamirano y Carlos Jiménez”.

Según Cueto, el registro debió haber sido con letra de su autoría y la música sí a nombre de los tres. “La Mona me dijo que íbamos a cobrar todos igual, pero después de 10 años me entero que él se llevaba el 50 por ciento de los derechos de autor, porque hizo un acuerdo con la editorial que se lleva el 25 por ciento de lo generado, más el 25 de él. El 50 % restante, sí va para Altamirano y yo. Pero los negocios con la Mona son así”.

10-  Todavía Cantamos
Fecha; 1983
Letra y música: Víctor Heredia
Versión célebre: Victor Heredia – Mercedes Sosa
Otras versiones: Mercedes Sosa, Pablo Milanes, Rita Connoly

 (versión por Silvio Rodriguez y Pablo Milanés en Argentina, con Victor Heredia)

La historia de la canción está construida con una mezcla de dolor, esperanza y casualidad. "La compuse en 1982. Mi hermana Cristina y mi cuñado fueron dos de los primeros desaparecidos: se los llevaron en junio de 1976. Para 1982, que se vislumbra una lucecita, cierto comienzo de apertura democráctica, mi vieja pensó que podían llegar noticias de los paraderos de los desaparecidos. Incluso tenía la ilusión de que con la democracia mi hermana podía llegar a aparecer. Un día viene desde Paso del Rey a mi casa, a tomar mate, con un paquetito de facturas. Le pregunté cómo andaba. Y me respondió: Y, acá estoy... esperando. Se me fijó esa frase, esa actitud. Y me salió eso de todavía cantamos, todavía esperamos".

La canción fue censurada: recién salió editada en 1984. "Igual dudé mucho en grabarla. No sé, no me gustaba, me parecía muy repetitivo el estribillo. Ahora que el tiempo pasó, me provoca mucha emoción cantarla. No sé, esa combinación de esperanza y dolor. Pienso en mi madre. Es un lugar común, pero siento que no me pertenece más. La empecé a cantar en La Trastienda de Palermo Viejo, para veinte personas. Estábamos todos llenos de miedo."

Todas las hinchadas, y también las organizaciones políticas le encontraron una letra para adaptarla, desde el peronismo hasta patria libre (cuando era de izquierda), e incluso los troskis. Es la canción política más adaptada de la historia, creo yo.

11-  Jijijí
Fecha: 1986
Letra: Indio Solari
Música: Skay Bellinson
Primera y célebre versión: Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota
Otras versiones: Árbol, Los Calzones Rotos

 (la versión “a mil cámaras” en Tandil)

El tema que inspira el pogo más grande del mundo, qué mas?

El tema surgió en una ocasión cuando Skay Beilinson, guitarrista de la banda, estaba jugando con su instrumento en un balcón, recordando melodías clásicas de Jimi Hendrix acompañado de Carmen "Poly" Castro, su esposa y manager de la banda y por elIndio Solari su compañero compositivo del grupo. Tras escuchar la introducción del tema, Solari agregó inmediatamente el estribillo (No lo soñé), sin saber que se transformaría en uno de los mayores clásico del rock argentino.

12-  De Música Ligera
Fecha: 1990
Letra y música: Gustavo Cerati
Primera y célebre versión: Soda Stereo
Otras versiones: Los Palmeras, Tercer Tiempo, Cumbia Cool

 (la versión original, del álbum Canción Animal)

Hasta el día de hoy representa uno de los temas más conocidos, populares y emblemáticos del grupo, siendo asimismo una de las interpretaciones más reconocidas del rock argentino y latinoamericano, cuya influencia musical ha sido notable en la historia de éste desde hace más de dos décadas ya que es considerada un himno del rock en español.2

Fue con esta canción con la que Soda Stereo culminó el legendario último concierto de la banda (El Último Concierto), tras el cuál la banda se separó luego de 15 años juntos. Al finalizar el tema, Cerati, evidentemente emocionado, dio un agradecimiento a todos los fanáticos y colaboradores que, de una u otra forma, hicieron posible su éxito y al finalizar pronunció la emblemática y - y a partir de ese momento - famosa frase, "gracias... totales". Este momento es recordado como uno de los más emocionantes de la historia de el rock latino y la música latina en general de todos los tiempos.


13-  A Don Ata
Fecha: 1994
Letra: Miguel Ángel Morelli
Música: Mario Álvarez Quiroga
Primer Versión: Los Nocheros
Versión Célebre: Soledad
Otras versiones: Mario Álvarez Quiroga, Cacho Tirao, Chaqueño Palavecino, Horacio Guarany

 (por su compositor)

Hermosa chacarera, compuesta por el santiagueño aquerenciado en el norte cordobés, Mario Álvarez Quiroga. Este año tuve la oportunidad de verlo en vivo, en un pequeño homenaje que se le hizo a Atahualpa Yupanqui en su pueblo de Cerro Colorado. Álvarez Quiroga me pareció un hombre sencillo, humilde, agradecido. Un compositor de muchos éxitos, que sigue siendo un tipo de su zona, amigo de todo el mundo. De esos que se van a extrañar cuando se vayan.
Este tema lo habían grabado Los Nocheros en su primer disco “Con el Alma”, que alcanzó muchísimo éxito en la zona del NOA pero que no trascendió fronteras. En el verano de 1996 lo grabó Soledad y explotó todo, convirtiéndolo en uno de los temas más famosos de la historia del folclore argentino.
La canción es hermosa, y nos habla del gran Atahualpa con enorme sensibilidad.

14-  No me arrepiento de este amor
Fecha: 1994
Letra y música: Miriam Bianchi “Gilda” y “toti” Gimenez
Primer y célebre versión: Gilda
Otras versiones: Ataque 77, Hinchada de Tigre (¿?)

 (video editado post mortem con imágenes de Gilda)

Qué puedo decir de Gilda? En viva su popularidad estaba circunscripta al ambiente de la cumbia, en la que era conocida pero no demasiado famosa. Caminaba los bailes del país como tantos otros, y en uno de esos viajes la encontró la muerte, el 7 de septiembre de 1996, en el kilómetro 129 de la Ruta Nacional 12 (Argentina), en camino a Chajarí, cuando un camión embistió al colectivo donde viajaba. Fallecieron también su madre, su hija mayor, tres de sus músicos y el chófer del ómnibus.

Gilda era maestra jardinera, tenía 34 años, y su mayor éxito en vida había sido “Fuiste”. Sin embargo por esas cosas de la vida, la fama le llegó post mortem, y su tema No me Arrepiento de este Amor se convirtió en símbolo de nuestra música tropical, pasando incluso al rock con la versión de Attaque 77.
Gilda es una de las personas más queridas y respetadas en el ambiente de la música, desde siempre.


15-  La Mano de Dios
Fecha: 1999
Letra y música: Rodrigo Bueno
Primer y célebre versión: Rodrigo
Otras versiones: Jon Carlo (¿?)

 (Rodrigo con el Diego en Cuba, acústico)

Difícil elegir un tema de Rodrigo como el más exitoso de su carrera. Seguramente “Lo Mejor del Amor” y “Como le digo a mi mujer” están a la altura de este o más arriba. Pero como dijo el propio Diego, de todas las canciones que le dedicaron esta es la más linda, y sin dudas la más reconocida por el pública. A Rodrigo también lo encontró la muerte temprano, el 24 de junio de 2000, con apenas 27 años. Aunque en su caso ya había alcanzado mucha popularidad, la fama y la leyenda siguieron creciendo después de muerto.

Creo que este tema ya quedó en la historia de nuestra música, porque emparenta al máximo ídolo deportivo con uno de los máximos ídolos musicales.

jueves, 11 de octubre de 2012

‎"Jamás debemos reirnos de un boxeador, por muy mediocre que sea, porque siempre hace falta una dosis de valor para calzarse los guantes. Por eso DeeDee no pronuncia nunca las palabras ´paquete´ y otras con las que se designa normalmente a los púgiles ineptos. << Cada tipo que sube al ring es un boxeador, no lo olvides nunca... Hay que ser un gran tipo para ser boxeador. Me quito el sombrero ante cualquiera que se suba, sea un amateur que hace tres asaltos, gane o pierda, si lo aguanta, si hace lo que puede y se ha preparado para eso, o un profesional que pelea diez o doce asaltos: SI ESTÁ PREPARADO, ME INCLINO ANTE ÉL>>" (del libro "Entre las cuerdas, cuadernos de un aprendiz de boxeador" Loic Wacquant)


martes, 9 de octubre de 2012

Rubén Botta, el volante récord de Tigre (para mal, obvio)

Este muchacho, Rubén Botta, es el volante ofensivo en actividad de TODO el fútbol argentino que jugó más partidos sin hacer todavía NINGÚN GOL. Debutó el 22 de marzo de 2009, lleva ya 46 PJ por torneo local, 4 por Copa Argentina y 2 por Copa Sudamericana. Está cercano a cumplir los 23 años, y algunos en la tribuna le siguen esperando que explote. HASTA CUANDO???? 
Por si no se entendió repito, NO HAY NINGÚN VOLANTE OFENSIVO en Argentina con peor promedio de gol que Botta. 
Entre los delanteros, el que tiene más partidos jugados y aún no convirtió también juega en Tigre, pero de sus 40 partidos 34 los jugó en Rácing, hasta que lo trajimos nosotros, mamita.... Si, si, estamos hablando de Federico Santander.
(foto, Prensa Club A. Tigre)
(datos, @jolofutbol y @futbolxxi . Gracias!)

viernes, 24 de agosto de 2012

David y Goliat, la pelea más despareja en altura de la historia del boxeo


El 15 de marzo de 2003, en San Petersburgo, el misionero Pedro Franco enfrentó al local Nikolay Valuev, en la que posiblmente haya sido la pelea de alturas más desparejas en la historia del boxeo moderno.
Franco, de 1,70 aproximadamente, un superwelter natural (70kg), que luego de un accidente subió mucho de peso, había vuelto al boxeo años atrás rozando los 90kg, y en esta velada de 2003 acusó 104kg aprox.

El gigante Valuev es el boxeador más alto que yo vi, de 2,16, para esta pelea dio más de 145 kilos, con lo cual quedaron ambos enmarcados en la categoría pesado.

La pelea la ganó el gigante ruso por puntos, y fue la anteultima presentación profesional del misionero Pedrito Franco, que seguramente se habrá traído de Rusia una linda bolsa.


Pedro Franco fue campeón argentino de los pesados, peleó y perdió 3 veces contra Fabio Moli (una por el título sudamericano), y una contra el ENORME Marcelo Dominguez (también por el título sudamericano).

Era un boxeador de buena técnica, que suplía con velocidad su pequeña talla para la categoría en la que hizo la mejor parte de su carrera.

Hoy Pedrito tiene un gimnasio y enseña boxeo en San Francisco Solano, Quilmes. En 2010 fue uno de los "abanderados de la Argentina solidaria" que elige canal 13 todos los años.
Acá hay más sobre su proyecto, su gimnasio y su espectacular obra

Desde este humilde blog, el humilde homenaje a uno de tantos buenos boxeadores que pisaron nuestros rings, para otro apasionado de este hermoso deporte.


lunes, 21 de mayo de 2012

los 10 mejores KOs de la historia del boxeo argentino

Bueno, después de muchas horas de laburo terminé algo que me venía proponiendo hace meses. El criterio fue elegir las definiciones más importantes de la historia de nuestro boxeo. En la mayoría de los casos prevaleció la importancia de la pelea y el nivel del rival, aunque a veces también quise destacar a algún boxeador importante aunque el KO no haya sido tan brillante.
Algo en común de todas las peleas elegidas es que fueron en el exterior. No es casualidad, que los combates más recordados son esos en que los boxeadores argentinos ganaron de visitantes. Me quedaron afuera campeones fundamentales como Laciar, Salazar, Vazquez, Chacón, entre otros. También me quedó afuera un ídolo indiscutible como Ringo Bonavena.
Espero que les guste, los que quieran agregar otras grandes definiciones lo pueden hacer.
Como verán, están ordenadas cronológicamente. Al final del post, un bonus track dedicado al boxeo femenino.



1 ) Pascual Pérez a Sadao Yaoita. Osaka, Japón. 5 de noviembre de 1959.
Con 33 años, el mendocino que ostenta el privilegio de ser el primer campeón mundial argentino (además fue oro olímpico en Londres 1948), volvía a Japón para tomarse revancha de Yaoita, quien lo había vencido por puntos casi un año antes. Esta fue la última defensa exitosa del título mosca, que Pérez había ganado en 1954.
En el round 13 Pascualito conecta dos ganchos al cuerpo que desarman al japonés, a quien termina de derribar con un toque en la cabeza. Merecido homenaje para este gigante del boxeo argentino, campeón mundial en épocas en que ponerse el cinturón significaba casi siempre ser el campeón.
Pérez completó su carrera con 84 victorias (57 KO), 7 derrotas y 1 empate.


2) Nicolino Locche a Takeshi Fuji. Tokyo, Japón. 12 de diciembre de 1968.
Locche tenía un estilo que lo inmortalizó, convirtiéndolo en el boxeador más idolatrado y recordado por la gente que no forma parte del mundo del boxeo. Sin tener pegada, basaba sus victorias en la defensa, arte que manejaba como pocos en la historia de este deporte. Hagan el ejercicio de preguntarle a una tía o algún amigo o pariente más grande qué recuerdan del boxeo de antes, y casi seguro les va a hablar de Nicolino.
Fuji era el campeón del mundo AMB y CMB welter jrs, y en su casa defendía por su segunda vez la corona AMB. Locche ya tenía para ese entonces más de 100 peleas como profesional en diez años de carrera, e iba por su primera chance mundialista.
En común con la pelea anterior tenemos que ambos son mendocinos y que las dos batallas fueron en Japón. En este caso no es estrictamente un KO, puesto que Fuji se retira, no saliendo a combatir en el décimo round. El japonés estaba no solamente muy golpeado sino que totalmente destruido psicológicamente, producto de atacar permanentemente, errar golpes y recibir toques de contra cada vez que avanzaba. Su cara en el descanso antes de abandonar es elocuente: lleno de machucones, parece darse cuenta de que nunca le iba a poder pegar al mendocino. Locche fue un gigante, un verdadero ídolo, que fue moldeando el estilo que “le gusta a la gente” en Argentina. Lo recordamos con su más resonante triunfo.
Nicolino se retiró en 1976, con un record de 117 ganadas (14 KO), 4 perdidas y 14 empates.


3) Carlos Monzón a Nino Benvenuti. Roma, Italia. 7 de noviembre de 1970.
Si de Monzón ya se escribió y se dijo todo, no está de más recordar que el italiano Benvenuti fue un enorme campeón, que reinó en las categorías superwelter y mediano, y que cuando enfrentó al santafesino Monzón, tenía sólo 4 perdidas en 87 peleas, habiendo hecho 10 peleas por título del mundo. A este crack, y en su propia casa, se enfrentó Carlos Monzón en 1970, en su primera intentona por los cinturones AMB y CMB de la categoría mediano, que ganaría y defendería en trece ocasiones (en verdad el CMB lo expuso 10 veces), retirándose campeón.
En el video vemos como promediando el round 12, Monzón lleva contra la esquina, lo mide con un Jab zurdo y lo aniquila con una especie de cross de derecha letal, bastante heterodoxo pero muy efectivo. Enmudeció el Palacio del Deporte en Roma, y el santafesino comenzaría con el reinado más espectacular en la historia de nuestro boxeo, que lo convertiría en posiblemente el mejor exponente argentino de todos los tiempos.
Monzón se retiró con un total de 100 peleas profesionales, ganando 87 (59 KO), perdiendo 3 y empatando 9.

4) Víctor Emilio Galíndez a Richie Kates. Johannesburgo, Sudáfrica. 22 de mayo de 1976.
Galíndez se había coronado campeón mundial AMB de la categoría semi pesado en el Luna Park en diciembre de 1974, y cuando le tocó enfrentar a Kates ya había realizado cuatro defensas exitosas del cinturón. El mismo día que en Estados Unidos asesinaban a Ringo Bonavena, se viviría uno de los más espectaculares triunfos en la historia del boxeo argentino. En el tercer round Kates alcanza y lastima con un cabezazo que da toda la sensación de ser intencional. A partir de ese momento la pelea se torna dramática, porque de la herida de Galíndez comienza a brotar muchísima sangre (no recuerdo ninguna pelea en la que un boxeador sangre tanto). La imagen de la camisa ensangrentada del árbitro Christodoulou es inolvidable. El santafesino de Vedia logra sobreponerse a la adversidad, y casi ciego combate los 15 rounds reglamentarios. Galíndez, que era derecho, usaba mucho el gancho zurdo de partida, un golpe que no necesitaba elaboración ni combinaciones. Durante esta pelea, una y otra vez esa gancho llega sobre la cabeza de Kates, hasta que faltando un segundo para finalizar el último round, una combinación de tres golpes casi idénticos mandó al norteamericano a la lona, decretando un KO memorable, con el que Galíndez demostró no solamente su tremenda potencia, sino su gran capacidad física y sobre todo un amor propio gigante. Al año siguiente harían la revancha, que volvería a ganar el argentino.
Víctor Emilio Galindez se retiró en 1980 con 55 victorias (34 KO), 9 derrotas y 4 empates.


5) Juan “martillo” Roldán a Frank Fletcher. Las Vegas, Estados Unidos. 10 de noviembre de 1983. Uno de los ídolos que tuvo la prolífica década de 1980 para el boxeo argentino, martillo Roldán nunca pudo obtener el dificilísimo título de la categoría mediano, al que aspiró en tres ocasiones, perdiendo contra los legendarios Marvin Hagler, Tommy Hearns y Michael Nunn. Antes de su primer pelea mundialista, se enfrentó en el mítico Madison, en una virtual eliminatoria con el norteameriano Frank Fletcher, a quien le propinó un KO de gran factura. Corría el sexto round y Roldán mantenía a raya a Fletcher con una variada propuesta de golpes curvos (también algún que otro recto tiraba). En un cruce, cuando el yanqui daba el paso al frente, el cordobés hizo gala de su apodo y lo paralizó con un martillazo ascendente que se coló por la guardia del moreno, dejándolo knock out parado. Lo único que atinó a hacer fue retroceder unos pasos, recostarse en las cuerdas y esperar el final de la faena, que vino con otro martillazo, esta vez un swing (corríjanme expertos si me equivoco) de derecha, que simplemente mandó a dormir al rival.
Por la potencia y espectacularidad, y por la idolatría que supo ganarse Juan Domingo Roldán batallando contra los mejores del mundo, vaya el recuerdo de esta pelea.
Martillo Roldán se retiró en 1988, luego de perder su tercer chance mundialista, con 67 victorias (47 KO), 5 derrotas y 2 empates).


6) Juan Martín “látigo” Coggi a Patrizio Oliva. Sicilia, Italia. 4 de julio de 1987.
El flamante campeón argentino de la categoría welter jrs, probaba suerte fuera del país por primera vez. Le tocaba viajar hasta Italia para enfrentar al napolitano Oliva, entonces titular del cinturón AMB de la categoría, que le había arrebatado al también argentino Uby Sacco, y que exponía por tercera vez, en su país y ante su gente. Coggi contaba en ese entonces con 25 años, y en los pronósticos previos estaba lejos de ser el favorito en esta contienda. El video que está en youtube es un material hermoso, porque a la espectacular victoria le agrega el condimento del relato de un joven (y aflautado) OSVALDO PRÍNCIPI, para mi gusto el mejor narrador deportivo de habla hispana. La pelea la subí completa, y el que no se le ponga la piel de gallina no tiene corazón.
El hombre de Brandsen no había arrancado bien la pelea, evidentemente sentía la presión, y en las imágenes se lo ve demasiado estático y fuera de distancia. Pero en el tercer round, en medio de intercambios intrascendentes, salió con jab de zurda que apenas rozó la quijada de Oliva, pero que vino seguido de una zurda demoledora, que desconectó al italiano de la realidad, sacándolo del ring. Si bien se recuperó, la pelea estaba terminada, y para el argentino fue simplemente volver una y otra vez con esa zurda tremenda, hasta derribar definitivamente al rival, para alzarse con el título mundial.
Coggi se retiraría en 1999, tras haber totalizado 15 peleas por título mundial, y exhibiendo un record profesional de 75 triunfos (44 KO), 5 derrotas y 2 empates.


7) Jorge “locomotora” Castro a John Davis Jackson. Monterrey, México. 10 de diciembre de 1994.
Cuando hablamos de Castro estamos hablando, seguramente, del último gran ídolo popular que tuvo el boxeo argentino. Un hombre que nos regaló enormes peleas, al que su desprolijidad en una etapa de su carrera lo hizo terminar peleando con cerca de 85 kilos cuando se había iniciado en los 69,850 de la categoría superwelter. Lo que sin dudas tuvo Castro fue muchísimo talento y carisma. En 1994, luego de haber obtenido su título contra Reggie Johnson en Tucumán y haber hecho una defensa accesible en su ciudad natal Caleta Olivia, Castro viajaba a México a enfrentarse con el gran desafío de su carrera. El invicto estadounidense John David Jackson intentaría arrebatarle la corona, y era favorito para hacerlo. La pelea se desarrolló de acuerdo a las predicciones, e iniciando el noveno asalto las tarjetas de los jueces tenían arriba a Jackson entre 5 y 9 puntos. Promediando el round, el retador conecta un par de combinaciones y la defensa del campeón parece hacerse endeble. Castro se recuesta sobre las cuerdas, recibe los golpes y pasa varios segundos sin sacar una mano. De todos modos los golpes no parecen hacerle daño, hasta que en el centro del ring recibe un cross zurdo perfecto en la cara, que lo deja paralizado. Castro vuelve sobre las cuerdas y Jackson, atropellado, intenta definir el pleito. En el momento más drámatico, el argentino se acurruca y sale con un ascendente de zurda que no llega a destino, pero atrás sale un gancho zurdo demoledor, que alcanza al retador de lleno en la quijada, mandándolo a la lona instanteamente. La pelea estaba terminada, y si bien el árbitro inexplicablemente le da el pase, luego fue cuestión de segundos el remate.
Castro defendió dos veces más el título antes de perderlo en Japón. Luego pelearía, entre otros, con la leyenda del boxeo latino Roberto “mano de piedra” Durán, y seguiría dando grandes espectáculos hasta su retiro en 2007, luego de varios incidentes que lo definen como un mal profesional, que terminó dando una mala imagen, presentándose a combatir excedido de peso y en pésimas condiciones.
Castro, el último ídolo del boxeo argentino, dejó el boxeo a los 40 años, portando un extraordinario record de 130 peleas ganadas (90 KO), 11 perdidas y 3 empates.  


8) Omar Narváez a Bernard Inom. Bercy, Francia. 5 de diciembre de 2005.
Narváez está en el Olimpo de los grandes del boxeo argentino de todos los tiempos.  Reinó en las 112 y en las 115 libras, y es campeón del mundo desde hace 10 años de manera ininterrumpida. Al día de hoy lleva realizados 21 combates por título del mundo, habiéndose calzado dos cinturones y habiendo batido todos los records de defensas, reteniendo el OMB mosca en 15 ocasiones. La mayor parte de su carrera la hizo en Argentina, por eso no fue fácil encontrar un triunfo espectacular en condición de visitante. Sin embargo, creemos que el pequeño patagónico no puede estar ausente en este ranking, y lo homenajeamos recordando su combate ante el francés Bernard Inom, realizado en Francia y definido por el “huracán” por Knock Out técnico en el undécimo asalto.
En las imágenes vemos un Narváez auténtico, que basa su boxeo en sus enormes capacidades defensivas, y que trabaja justamente atacando con golpes no tan potentes (que muchas veces parecen repiqueteos), y liquidando las peleas generalmente en los últimos rounds, ante rivales exhaustos y cansados de errar y recibir. El KO no es en sí mismo espectacular, pero nos pinta de cuerpo entero a un gran de nuestro boxeo.
Omar Narváez sigue en actividad, y a sus 36 años contabiliza 36 triunfos (19 KO), 1 derrota y 2 empates.


9) Jorge Rodrigo Barrios a Janos Nagy. Los Ángeles, Estados Unidos. 20 de mayo de 2006. Quien escribe este blog es hincha de Tigre, y además siempre tuvo debilidad por el boxeo de la hiena Barrios. Si quieren otro día les digo lo que opino de la condena social, mediática y judicial que recibió (cuando metan en cana y escrachen a Buonanotte por los tres pibes que se cargó les cuento). Pero acá hablamos de boxeo. La pelea de Barrios contra “popó” Freitas, que perdió por TKO en el último round en 2003, es para mi la batalla de esa década. Pero bueno, esa no la ponemos porque no viene al ranking.
En fin, Barrios venía desarrollando una interesante carrera nacional, y había probado suerte con un organismo “mundial” no reconocido, en el que obtuvo un título de los llamados “cinturones truchos”. Luego, perdió su primera chance mundialista en la pelea con Freitas, y dos años después lo volvió a intentar contra el campeón invicto Mike Anchondo (siempre en la categoría superpluma, menos de 58,970kg), que había ganado el título vacante en combate contra el también argentino Julio Pablo Chacón. El KO de Barrios a Anchondo fue en el cuarto round y habla más del flojo nivel del entonces campeón que del lucimiento del argentino. Posteriormente, y luego de dos combates relativamente accesibles, el boxeador de Tigre volvía a los Estados Unidos para defender su cinturón ante el invicto húngaro Janos Nagy, poseedor de varios títulos intermedios y 29 años en ese momento. Como verán en el video, la pelea fue corta, ya que en uno de los primeros cruces la hiena lo destruyó con un gancho zurdo al hígado artesanal, de esos que no lucen pero dejan a los boxeadores imposibilitados de seguir combatiendo. Así retuvo su cinturón, que le robaron perdió, en su próxima defensa por decisión dividida contra Joan Guzmán.
Jorge Barrios fue un boxeador aguerrido, potente, de mucho amor propio y hasta cierto punto de su carrera, un excelente profesional. Lo que hizo después con su vida no es materia de opinión para mi. Ya cada uno habrá sacado sus conclusiones y tendrá sus opiniones.
Vaya este reconocimiento para un enorme boxeador y un gran campeón.


10) Sergio “maravilla” Martínez a Paul Williams. New Jersey, Estados Unidos. 20 de noviembre de 2010.
No vamos a ahondar en detalles sobre el hombre del momento. Limitándonos a la parte deportiva, digamos que este nacido en Quilmes se fue de Argentina en plena crisis del 2001, con 25 peleas profesionales. Había peleado con Antonio Margarito, perdiendo por KO, en febrero de 2000, y luego se había consagrado campeón argentino de la categoría welter. Su carrera la continuó en España, desde donde comenzó a incursionar en Inglaterra y luego en Estados Unidos. Construyó sus oportunidades, ganándose la oportunidad de enfrentar y vencer a Alex Bunema por el cinturón interino del Consejo Mundial de Boxeo en la categoría mediano, lo cual le abrió las puertas para defenderlo contra Kermit Cintron, con quien empató. Luego, en diciembre de 2009  y sin título en juego, le robaron perdió en un fallo discutidísimo contra Paul Williams, a quien tuvo la oportunidad de enfrentar en pelea revancha el 20 de noviembre del año siguiente. La pelea y la definición la vimos todos (acá la pongo en slow motion para poder apreciar bien el cruzado matador y los efectos inmediatos sobre Williams), y lo catapultó a Martínez como una de las grandes estrellas del boxeo mundial, y uno de los mejores libra por libra del momento.
A los 37 años su carrera continua, y posiblemente el 15 de septiembre de este año pueda realizar la pelea que tanto viene buscando con Julio César Chávez jrs o con Andy Lee. Por ahora,  ostenta 49 victorias (28 KO), 2 derrotas y 2 empates.
Lo más importante de Martínez es que con su carisma y sus victorias está logrando que al boxeo se le abran puertas que hace rato tenía cerradas, y que mucha gente no fanática de este deporte quiera ver las peleas, consuma boxeo y hable de boxeo. Bienvenido sea.

Bonus track, boxeo femenino

Alejandra “locomotora” Oliveras a Jackie Nava. Baja California, México. 20 de mayo de 2006.
No es Alejandra Oliveras ni por asomo la mejor boxeadora argentina. Si bien es potente y aguerrida, tiene algunas limitaciones técnicas, lo que hacen que para mi gusto Marcela Acuña, Érica Farías, Yésica Bopp y Yésica Marcos estén por encima suyo. Sin embargo, con recién 7 peleas profesionales en su haber, se lanzó a la aventura de pelear por el título supergallo del CMB, de visitante absoluta y ante la enorme Jackie Nava, que es ella sí una de las grandes exponentes que tuvo el boxeo femenino desde su surgimiento. La pelea se desarrolló en México, y la pugilista argentina ganó con un KO espectacular en el octavo round. Cuando la azteca se venía, Oliveras respondió con un gancho ascendente de zurda que mandó a Nava a la lona por toda la cuenta, sorprendiendo a propios y extraños.
La carrera de Oliveras luego se diluyó un poco, quizás porque en 2008 perdió con la tigresa acuña, quizás por algunos errores de sus manejadores, quizás simplemente porque no tiene el boxeo para estar en la elite mundial. Sin embargo nunca le esquivó a los compromisos, obtuvo títulos en diferentes categorías (recordemos una vez más que el valor de los cinturones mundiales en boxeo femenino es aún más relativo que en masculino, puesto que hay muchos títulos y no tantas boxeadoras).
Para nosotros, sin dudas este es el KO más espectacular de la historia del boxeo femenino argentino, y por eso merece ser mencionado.